lunes, 28 de enero de 2013

Donativos (¿a quién?)

En el periódico "Nueva España" del 23 de Diciembre de 1942, se publicó el siguiente artículo:


"Recolectores de leña en la nieve". Vincent van Gogh

LA CAMPAÑA DE INVIERNO

 
Continuando la labor iniciada en nuestra capital, ha proseguido por los pueblos de la provincia la Campaña de Invierno, instituida por nuestra primera autoridad civil y máxima jerarquía de la Falange en la provincia. Las zonas beneficiadas han sido las de Barbastro, Benasque, Graus y Benabarre, correspondiendo a los pueblos de Puebla de Fantova, Roda de Isábena, Campo, Castejón de Sos, Villanueva, Sesué, Sos, Bisaurri, Chía, Eriste, Torres del Obispo, Juseu y otros.
El reparto, efectuado por el delegado provincial de Auxilio Social camarada Bañeres en medio del mayor entusiasmo, fue ejecutado en los locales de la Institución nacionalsindicalista de asistencia al necesitado. Se distribuyeron las siguientes ropas de abrigo:
- Niños: zapatos, pantalón y jersey
- Niñas: zapatos y jersey.
- Hombres: calcetines,pantalón, camisa y manta.
- Mujeres: medias, jersey y manta.
El total de lo distribuido en todas estas zonas es el siguiente: camisas, 42; zapatos, 216 pares; jerseys, 352; pantalones, 147 y mantas 199. Seguidamente proseguirán los beneficios de la Campaña de Invierno por otros pueblos de nuestra provincia.

(Fuente: Hemeroteca "Diario del Altoaragón", noticia publicada en el periódico "Nueva España").

miércoles, 23 de enero de 2013

Armas que carga el diablo


Noticias que impactan 

 
22 de Mayo de 1913
Un herido: La Guardia civil del puesto de Campo comunica al Gobierno civil que hallándose cuidando ganado el pastor Manuel Ariño Costa en compañía de una hermana suya, en el inmediato pueblo de Ejea, llegó un individuo llamado Antonio Espuña, carpintero de oficio, el cual llevaba una escopeta y creyendo que estaba descargada le amenazó en broma, disparándosele el arma, que le causó una herida en el costado izquierdo de pronóstico reservado.
El Grito. Edvard Much
27 de Julio de 1913
Muerte por imprudencia: La Guardia civil del puesto de Campo da cuenta a las autoridades de que en su casa de El Run se encontraban jugando con una pistola marca "Victoria" los hermanos Miguel y Angel Pellicer Sahún, de ocho y seis años de edad respectivamente, cuando se disparó el arma y el proyectil atravesó el cráneo al menor de los dos niños, que murió en el acto.
23 de Septiembre de 1013
Hallazgo de un cadáver: Se ha recibido en el Gobierno civil una comunicación de la villa de Campo dando cuenta que encontrándose recorriendo las galerías de las obras que en El Run realiza la Compañía de Gas y Electricidad, se enteró de que en una de dichas galerías junto a la presa había un cadáver. Encontrado éste resultó ser el de Ramón Mora Carrera, vecino de Liri, de treinta años, jornalero, que trabajaba en las obras citadas.
Se considera que la muerte fue casual, pues de las indagatorias practicadas resulta que, examinando el Ramón y un compañero suyo una pistoal browing, se le disparó entrando el proyectil por la tetilla izquierda y ocasionándole la muerte instantánea, según dictamen facultativo.
 3 de Febrero de 1914
Fratricidio por imprudencia. Los comandantes de la benemérita de Campo y Seira dan cuenta a este Gobierno de que el día 9 del actual, habiendo salido de caza los hermanos Valentín y Jesús Mora Delmás, disparósele al primero la escopeta con tan mala fortuna que el tiro fue a dar en la cabeza del Jesús, dejándolo muerto en el acto.
El Valentín se presentó al Juzgado, quedando detenido. Se instruyen diligencias.

29 de Diciembre de 1914
Horrible desgracia: Fratricidio por imprudencia. Se han recibido noticias acerca de un lamentable suceso acaecido el día de Navidad en la aldea de Aguascaldas, muy próxima a la villa de Campo. En la cocina de una casa humilde de aquel pueblecito, se hallaban al amor del hogar Dionisio Campo y sus hijos, Sebastián, de veinte años y José de ocho.
El primero de los jóvenes tenía entre sus manos una escopeta de pistón, cuya chimenea deseaba cambiar. Como por sus fuerzas no pudiera desarmarla, la aplicó al fuego con objeto de encontrar más fácil sus propósitos y lo mismo fue poner el cañón por la recámara sobre las llamas, que producirse una gran detonación. Y esto ocurría al mismo tiempo que el niño José caía desplomado, bañada su cabecita en sangre. El arma estaba cargada, lo cual ignoraba el Sebastián.
El herido recibió la descarga en la parte lateral izquierda de la cabeza. Falleció a las pocas horas del triste accidente. La desgracia de que damos cuenta ha producido honda y penosa impresión en aquellla comarca.
 
 
(Fuente: "El Diario de Huesca", en la Hemeroteca "Diario del Altoaragón".

sábado, 19 de enero de 2013

Pleito por un campo (2ª parte)


Continuando con el proceso de aprehensión introducido por Antonio Ricarte, digamos que, llegado el nuevo año  1800 y, a petición del mencionado Antonio, el alcalde de entonces que era  Pedro Ricarte, ordenó que se procediera a la grita de dicho Auto, por lo que el pregonero, Francisco Exea, tenía que dar publicidad del asunto por todos los lugares públicos del pueblo  Se trataba de saber si había alguien que no estaba de acuerdo con lo que el mencionado Antonio Ricarte pedía. Y, efectivamente, alguien no lo estaba: se trataba de otro Ricarte, Joseph, que presentó el siguiente  escrito:
"Joseph Ricarte, menor, vecino del lugar de Campo, en mi nombre propio en los Autos de aprehensión introducidos por Antonio Ricarte, vecino del mismo lugar, de una heredad sita en los términos del mismo pueblo propia de mi dominio, ante Vuesa Merced Sr. Alcalde de el como mejor proceda DIGO que en dichos Autos tengo interés y, a fin de deducir mi derecho en ellos, me opongo y muestro parte en esta atención.
A Vuestra Merced pido y suplico haya por presentado este mi Pedimento, y por opuesto y parte en dichos Autos mandando se me comuniquen por el término de la Ley sin excusa ni pretexto alguno, que así procede en Justicia que pido con costas y para ello:
OTRO SI. Por cuanto tengo por sospechoso para el seguimiento de dicha causa al escribano Vicente Mincholet que es el Autuario de la misma, y temo que éste no me ha de entregar los Autos para mi defensa, desde luego, como lo ejecutó en otras causas negándose a la entrega de Autos, dejando indefensas las partes, como lo ofrezco justificar en esta atención a Vuestra Merced, suplico se sirva inhibir del conocimiento de dicha causa a dicho escribano Mincholet y nombrar a otro que sea de la satisfacción del Tribunal y cuando ésto no haya lugar, haberlo por recusado, nombrar otro por acompañado para el seguimiento de dicha causa, que así procede en Justicia que pido con costas ut supra.
OTRO SI. Por cuanto Vuesa Merced Sr. Alcalde es hermano carnal del dicho Antonio Ricarte, aprehendiente, y debe inhibirse del conocimiento de dicha causa, a V. M. suplico que se abstenga del conocimiento de dicha causa y que pase al inmediato Justicia ejerciente, y juro que esta recusación o inhibición no la hago de malicia, sino por convenir así a mi Derecho, pido Justicia ut supra".
Después de diversas gestiones y la intervención del abogado, se aceptó nombrar un acompañante para el escribano Mincholet, que tan poca confianza inspiraba a Joseph Ricarte y, también,  se alejó del caso al alcalde Pedro Ricarte, por ser hermano de Antonio, una de las partes. Por cierto, es curioso encontrarse de tanto en tanto, a lo largo del proceso, unas notas del escribano en las que da fe de que, habitando Tierrantona, para hacer las diligencias que exigen los Autos, tiene que desplazarse cada vez a Campo y regresar después a su domicilio, lo que le supone cuatro horas de viaje para ir y cuatro para volver, que le toman dos días de su tiempo. Tantos viajes, aumentarán considerablemente los gastos que se presentan al final de todo el dossier...
Volviendo al tema central que nos ocupa, digamos que hubo varias protestas de Joseph Ricarte expresando, entre otras quejas, que nadie le comunicaba nada sobre el proceso y que se sentía indefenso, que el Micholet continuaba ocupándose del caso y no era de fiar, etc. y también, había lamentaciones de Antonio Ricarte alegando que Joseph no decía la verdad, etc. Finalmente, en 1801 el alcalde de Campo, que entonces era Francisco Pallaruelo, dictó sentencia a favor de Antonio. Para formalizar el fallo, se procedió a la toma de posesión por Antonio de la faja de tierra en disputa. El alcalde le acompañó hasta dicho campo y entonces: "le tomó la mano dicho Sr. Alcalde y lo introdujo en dicho fundo, se paseó por el, expandió tierra, levantó piedras, arrancó yerbas y todo lo referido lo ejecutó dicho Antonio Ricarte en señal de real, actual, hábil, natural y verdadera posesión...".
Y terminamos el examen de este legajo con una frase que aparece en el reverso de la penúltima de las 80 páginas, entre las cantidades que detallan los gastos habidos en el proceso. Dice así:
"Dios mío, no soy yo bastante para alabaros y para bendeciros y para honraros, y no es mas que tinieblas mi imaginación, ni otra cosa sino extraba...". ¡Misterio! la palabra queda incompleta y no sabemos si el autor querría decir "extravagancia" o se equivocó al escribir y pensaba decir "extravío"... Ponemos el texto original para que los lectores puedan apreciar la ortografía utilizada y opinar por sí mismos.
  

miércoles, 16 de enero de 2013

Campo hoy y ayer


la nieve ha llegado






 
Dos amigos nos han hecho llegar fotos de Campo nevado, que ellos han recibido. Cuando sepamos el nombre de los autores, os lo diremos. La primera imagen es de hoy mismo, 16 de Enero, y nos la ha hecho llegar Mª Pilar Ariñio. La segunda nos la ha pasado Pepe Garanto. ¡GRACIAS!
 
 

lunes, 14 de enero de 2013

Pleito por un campo (parte 1ª)



Fueros de Aragón (Wikipedia)
de Campo


No podemos ofrecer en este espacio toda la información que nos da el expediente de aprehension al que nos vamos a referir, pero procuraremos, al menos, dar a conocer  los nombres de los vecinos que intervinieron en este pleito y que habitaron en Campo en los años 1799, 1800 y 1801.
La aprehensión era uno de los cuatro procesos forales privilegiados de Aragón, según se recoge en los Fueros, y consistía en poner bajo la jurisdicción real la cosa aprehendida mientras se justificaba a quién pertenecía. Generalmente provehía el caso el Juez ordinario de cada lugar, aunque también se podía llevar a la Real Audiencia. Veamos, para empezar, el escrito que presenta Antonio Ricarte:
Camino del Llano (M. J. Fuster)
"Antonio Ricarte vecino de la villa de Campo, en mi nombre propio ante Vuesa Merced de dicha villa parezco y, alegando violencia: como mejor de derecho proceda Digo, que yo el exponente de y por uno, cinco, diez, veinte y treinta días y por muchos meses y años continuos por mi y mediante mis causantes dueño, y hasta ahora y de presente siempre y continuamente con justo y justísimos títulos y derechos, he sido y soy dueño y verdadero poseedor del fundo y faja de tierra al fin de este apellido puesta, especificada y confrontada, en ella entrando y de ella saliendo, administrando y cultivándola por mi y por medio de mis factores y criados y otros de mi orden, limpiándola de piedras y estercolándola para sembrarla en este corriente año y percibiendo sus frutos y productos, convirtiéndolos en mi utilidad y beneficio y haciendo y ejerciendo en ella todos los actos y cosas detonantes del verdadero dominio y posesión, y conducientes para el buen cultivo de ella y que solo los verdaderos  poseedores de tales y semejantes bienes suelen, pueden y acostumbran hacer, y ésto por lo pacífico y quietamente, y sin contradicción de persona alguna al menos legítima, y a vista y tolerancia de los vecinos de dicha villa y demás, que sabiéndolo han querido como todo constara.


El Llano (M. J. Fuster)
Que sin embargo de ser así lo referido y aunque lo infraescripto no proceda, a mi noticia ha llegado que alguna persona o personas, cuerpos, colegios, capítulos y universidades de hecho y autoridad propia, o de otra manera indebida, quieren  molestarme en la posesión que he tenido y tengo del referido fundo y faja de tierra, contra derecho, justicia y razón de que me quede ello, por lo que...".
A continuación, Antonio Ricarte pide en el documento que se aprehenda la faja de tierra en cuestión, hasta que se dictamine sentencia. Dicha tierra estaba en el Llano y confrontaba con campo de Antonio Sierra, campo de Antonio Solana, campo de Raymundo Güerri y campo de Antonio Pallaruelo. Para respaldar la petición de que se le declare legítimo poseedor, Antonio Ricarte presenta algunos testigos del pueblo:
- Anselmo Sierra, de 32 años, que entre otras cosas dijo que lo había visto "arrancando piedras de la dicha faja en este año de orden al dicho Ricarte, a Joaquín Castán, Francisco Costa alias Blanco, vecinos de dicha villa y a Francisco Palacín, vecino del lugar de Murillo de Liena, éstos jornaleros de dicho Ricarte, sacar dichas piedras con los bueyes al extremo de dicha faja y cercarla con ellas....".
Josef Abentín, mancebo infanzón y labrador de 24 años. Corroboró la información de Antonio Ricarte y dijo que lo sabía porque era vecino de Campo y había visto dar barrenos a las piedras grandes de la faja a un hombre, ante la mirada del dicho Ricarte, y que sabía que también estaba presente con él Josep María Maestro, cirujano de Campo.
- Lorenzo Galindo, labrador vecino de Campo de 26 años, que entre otras cosas dijo que había visto arar la tierra con un par de bueyes a Antonio Ricarte y también a su mujer, que los guiaba. Y el criado de ámbos, Antonio Carreras llevaba estiércol y descargaba en dicha faja.
- Francisco Pallaruelo, de 50 años, labrador y vecino de Campo, que afirmó que había sido testigo junto con Ramón Torrente, vecino del lugar de Sesué, de la escritura de vendición que Juan Barra, herrero y Juan Antonio Cau, hicieron a favor del dicho Antonio Ricarte, cuya escritura recibió y testificó el notario de Campo en el mes de octubre del año 1798.
El 18 de diciembre, el alcalde de Campo, como juez del caso, encarga a dos vecinos labradores, Pedro Altemir y Pedro Ricarte, que procedan a la aprehensión de la tierra y sus frutos. Una vez tomada posesión, el escribano redacta un documento dando cuenta de la misma que firman dichos labradores. Y, por orden del alcalde, se les pide que encomienden esos bienes a dos regidores del Ayuntamiento, que son los comisarios forales, Sebastián Palaruelo y Crisanto Costa. De ello da fe el escribano:
"Doy fee yo, el Escribano, haberse hecho la encomienda en la casa de Pedro Ricarte a la que se retiró el Alcalde, testigos y yo el escribano a calentarnos por haber llegado a dicha villa congelados de hacer la aprehensión, a causa de estar nevando y no poder aguantar el frío en las casas del Ayuntamiento. Y lo firmo en dicha villa y día primo calendado".

viernes, 11 de enero de 2013

S.O.S.




Si alguien sabe cuál es el problema que tiene este blog, que ha hecho posible que se me borraran de un plumazo (o tecletazo) todas las fotos publicadas durante cuatro años, por favor ¡que me lo diga! y si alguien tiene la solución a ese problema ¡que me ayude, por favor! ¡Gracias!


miércoles, 9 de enero de 2013

AVISO

 
PROBLEMA
 
Quiero advertir  a todos que tenemos, o al menos tengo, un problema: ayer martes, día 8, desaparecieron todas las fotos y gifs que había colgado en este blog, quizás no con mucho acierto, pero sí con mucho cariño. Me resulta completamente imposible reponerlas todas, así es que, después de dudar sobre si valía la pena o no continuar con este blog, creo que sí, que lo mejor es dejar las cosas como están, y que las fotos empiecen a aparecer sólo a partir del año 2013.  Procuraré volver a utilizar las imágenes que se han borrado, ilustrando nuevos comentarios. Espero que no vuelvan a desaparecer...
 
 
 

miércoles, 2 de enero de 2013

Ramón Prior Canales


Nuestro reconocimiento



Ramón Prior (Diario del Alto Aragón)
Ramón Prior Canales (1928-2004) fue un gran artista, que con sus dibujos minuciosos  nos ha dejado un extenso y bien documentado testimonio de la arquitectura de nuestros pueblos y los paisajes que los rodean. Pero no sólo eso, mientras sus ojos se posaban sobre las piedras y los árboles, para llevar aquellas líneas y volúmenes al papel, también se interesaba en buscar y transmitirnos la historia que había detrás de aquellos muros y caminos callados, de los nombres de las cosas y las casas,  de hablarnos con muchas palabras ya casi olvidadas...
Ramón nació en El Run. Su madre era de Campo, de casa Puyol y su padre de Graus, con familia en Benabarre. Debido al trabajo del padre, en Hidroeléctrica de Cataluña, la familia se trasladó a Cassa de la Selva (Gerona), donde se educó en los Hermanos de la Salle. Desde pequeño mostró interés y facultades por y para el dibujo, y se formó profesionalmente como delineante. Ya casado, se estableció en Gerona donde trabajó en el Servicio de Catalogación de Monumentos de la Diputación Provincial. Su país de origen, en el Alto Aragón,  y la tierra gerundense en la que vivió desde su infancia, captaron su atención artística.
Campo, arco de casa Pera (desaparecido)
Ramón Prior publicó once libros dedicados al Alto Aragón y Gerona. Entre los que dedica a nuestros pueblos se encuentra El alto Esera, El País de Isábena, Bardaixín (donde hay muchos dibujos de Campo y alrededores), El lejano.... Este, La Fueva, El Sobrarbe y El Somontano de Barbastro (con dos volúmenes). A la ciudad catalana dedicó Girona endins, con el subtítulo "Golfes, terrats, patis y teulats",  que fue publicado en 1986. En 1990 vió la luz Per la comarca de l'Estany y en 1993 La Llémana dibuixada. Hay que destacar que fue Ramón Prior quien ilustró un libro de Josep Pla, Girona, un llibre de records, el único libro de Pla con imágenes.
Hemos de señalar que Ramón no solamente se dedicaba a hacer excelentes dibujos, en los que mostraba su dominio de la perspectiva, sino que también fue un excelente pintor de óleo y acuarela, destacando su facilidad para el retrato.
Además de los  libros que hemos mencionado,  colaboró activamente en muchas otras publicaciones, dibujó postales para muchos lugares (Girona, Roda de Isábenas, etc.), realizó un minucioso plano de Gerona, todo dibujado a pluma, se dedicaron varias exposiciones a su obra (a una de las cuales, en la Fontana d'Or, acudió Josep Pla a la inauguración), hizo calendarios, estampas, muchos retratos...
Ramón Prior publicaba sus propios libros y todavía pueden conseguirse algunos de ellos dirigiéndose a la página dedicada a su obra.
Si es de admirar la cantidad y calidad de su producción artística, nosotros queremos resaltar otro aspecto: el cariño que tuvo siempre a nuestro pueblo. Virginia, su viuda, nos explica que raro era el día que en su casa no se nombrara a Campo por una u otra razón. Y este amor al terruño se le supo transmitir a sus hijos, que nos visitan regularmente. Para nosotros es un lujo haber contado con un admirador así, que quiso y supo ver lo mejor de nuestros pueblos y lo plasmó en unas deliciosas láminas, acompañadas de unos textos que ofrecían información y regalaban poesía.

Merli